La Fibromialgia tiene muchos síntomas además del dolor y la fatiga crónicos, con ella van asociados innumerables síntomas y por algún motivo surgen otras enfermedades.

Entre todo lo mencionado puedo destacar fuertes de dolores de cabeza y terribles migrañas que aparecen sin más.

Un noche, estando en la cama, comencé a sentir un dolor de cabeza en la parte izquierda que me abordaba también la parte izquierda de la cara. Eran como descargas electrícas y sentía como me martilleaba la sien, el ojo se me cerraba del dolor, este se me extendió al pómulo y la nariz y después a la mandíbula y los dientes. Duró hasta que por fin me quedé dormida a base de somníferos.

Durante cinco días sufrí ese terrible dolor que apenas me dejaba comer porque el dolor no solo me dolía al masticar sino incluso al hablar. Tomaba mi tratamiento para la Fibromialgia (Tramadol y Paracetamol) y añadía Nolotil y Antalgin y, el dolor no se me pasaba sino que además iba en aumento en cuanto a frecuencia durante el día tanto como en intensidad.

Con Fibromialgia es normal tener algún dolor intenso localizado en alguna parte del cuerpo que hay que aguantar hasta que con el tratamiento y el paso de los días va mejorando. Pero comencé a tener dudas, porque no se me quitaba con NADA.

En la mañana del quinto día el dolor era ya tan insoportable que no pude evitar irme a urgencias, llorando. Para la propia doctora mi malestar era visible pues esa mitad de la cara ni parecía mía, estaba en tensión, el ojo entornado y mi expresión era la de… por favor quítame esto o me tiro por el balcón.

DIAGNÓSTICO INMEDIATO: Neuralgia del Trigémino

Este es un nervio craneal que tiene tres ramas principales, suele afectar a media cara, en raros casos en ambos lados a la vez. En mi caso me afecta a la parte izquierda y a las tres ramas de dicho nervio.

V1. Nervio Oftálmico
V2. Nervio Maxilar
V3. Nervio Mandibular

Evidentemente fue confirmado con las pruebas oportunas a través de Neurología. Una de ellas es pasarte una pluma por la piel de la zona afectada, y duele!.

Es conocido como “el dolor del suicidio” por lo que es de imaginar lo inhumano que puede llegar a ser dicha dolencia.

Afortunadamente, de momento, no lo tengo tan avanzado como tantas personas que están en una situación tan grave que deben llevar una vía fija para meterles constantemente la medicación por vena apenas llegan a urgencias o incluso operarse. Por ahora controlo las crisis (que pueden surgir al cepillarme los dientes, al masticar,…) con el tratamiento adecuado pero aún así, no se lo deseo ni a mi peor enemigo.

Quiero aprovechar la ocasión para hablaros de la maravillosa Leonor Mª Pérez de Vega, doctora en Derecho, que ha escrito un fantástico libro sobre su experiencia con esta enfermedad.

Si padeces de Neuralgia del Trigémino o tienes algún ser querido que la sufre, te aconsejo leer este libro, que además es “solidario”. Y a ella podéis seguirla en Twitter: https://twitter.com/leo_veritas

Así como su labor y su lucha a través de su blog:

https://eldolortienenombre.wordpress.com/

Cuando creé este blog hablaba de “comenzar de cero” y, parecía una predicción… pues aquí estoy, adaptándome al DOLOR CRÓNICO y por ello le estoy dando otro giro, para dar visibilidad, para ofrecer mi apoyo y experiencia y por supuesto, para recibir lo mismo de todos quienes deseen aportarme algún consejito.

Empezar de cero con: Fibromialgia, Neuralgia del Trigémino y ahora Síndrome de Fatiga Crónica (o Encefalomielitis Miálgica).

Gracias a todos por leerme o seguirme. Os mando todo mi cariño esperando que mi nueva entrada llegue justo a quien lo necesita, en el preciso momento.

Besines y feliz vida.