Diagnóstico: Fibromialgia y Encefalomielitis Miálgica

¡La vida cambia constantemente, siempre!

Recuerdo perfectamente que, cuando me encontraba en proceso de tomar la decisión de salir de mi zona de confort (sopesando los pros y los contras), recibía a menudo mensajes de mi propio cuerpo que me trataba de decir: ¡Yolanda, sal ya de ahí!.

Zona de confort

Esas señales al principio se manifestaban en mi a través de sentimientos y emociones como tristeza, apatía, rabia, falta de entusiasmo,… en definitiva, una cierta resistencia ya a seguir donde estaba. Pero más tarde afloraron también síntomas físicos como dolor, tensión y contracturas (entre otros), que me obligaron a tomar incluso alguna baja laboral.

Aguanté por miedo a las posibles consecuencias de salir de dar el paso, miedo al cambio, y alargué la agonía hasta que llegué a mi límite, y entonces fue cuando me sentí capaz de decir, BASTA (así somos los seres humanos 😥).

Cuando me presenté al crear este blog en el año 2015, conté que lo que me impulsó a abandonar mi «rueda de hamster» fue sentir que estaba enfermando, pero lo que no imaginaba es que estaba sucediendo, literalmente. Dos años más tarde a mis «dolencias» le pusieron nombre y apellido: FIBROMIALGIA.

Mi blog y yo hemos pasado por varios procesos de transformación. Cuando lo creé y durante un largo periodo de tiempo, compartía (entre otras cosas) mi interés, mis conocimientos y mi formación sobre terapias energéticas, vibracionales y emocionales, mi nuevo trabajo como comercial de un suplemento natural y mi afición por el dibujo, la pintura y las manualidades. Crear al fin y al cabo es lo que más me gusta en la vida, y ayudar a los demás ha sido siempre mi vocación, pero me equivoqué de carrera 🥴.

Al llegar a mi esta enfermedad tan estigmatizada e invalidante, le di también un giro casi radical al blog (lo recordaréis con otra portada y logo) e intenté ser lo que llaman una buena paciente activa (de lo cual me saqué el correspondiente certificado). Durante mucho tiempo me he entregado en cuerpo y alma a dar visibilidad a la fibromialgia a través de RRSS y otros medios, he participado en campañas en las que había que darlo todo, he asistido a casi todos los eventos organizados por Agrafim (Asociación Granadina de Afectados de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple), he asistido a distintos congresos, he buscado información sobre esta patología, me hicieron una entrevista en una revista digital de salud, y un largo etcétera. Entre tanto me diagnosticaron también Encefalomielitis Miálgica (conocida como Síndrome de Fatiga Crónica) de la cual apenas tenía información y por tanto mi inversión en investigar y «trabajar» se multiplicó.

En total han sido muchas las horas, poca la energía e inimaginable el esfuerzo, que he dedicado a convertirme en una paciente EMPODERADA, y así sentí que debía hacerlo por la parte moral que me toca, por mí y por mis compañeros evidentemente. Pero también serlo significa hacer todo lo que esté en nuestras manos para estar mejor física, mental, emocional y espiritualmente ya que, opino que nunca debemos dejar totalmente nuestra salud, en manos de los demás. Tenemos la responsabilidad de tratar estar mejor en todos los ámbitos , nos lo debemos a nosotr@s mism@s, y tenemos la oportunidad de poder elegir cómo responder ante una determinada situación (pues nadie más lo hará por nosotr@s).

Si estás leyendo esto y eres un/a paciente crónico/a, permíteme que te sugiera visitar la página web de FFPaciente (independientemente de la patología que padezcas), hacen una labor maravillosa por nosotros y te harán sentir que formas parte de una gran familia. Y si padeces de Encefalomielitis Miálgica concretamente, sigue sin duda a «Hagamos visible o invisible» que es un gran equipo de compañeros que investigan y trabajan duro para dar visibilidad y luchar por nuestros derechos, los puedes encontrar en RRSS

Jamás me arrepentiré de haber vivido esta magnífica experiencia que tanto me ha hecho crecer como paciente y como persona. A través de esta he conocido un mundo al cual era ajena hasta que llegó la enfermedad a mi vida, he conectado con decenas de historias que han fortalecido mi empatía hacia los demás e incluso mi propia autoestima. Y no solo hablo de «compañeros de fatigas» sino también de un gran personal sanitario que demuestra cada día que sienten verdadera vocación por lo que hacen, lo cual me ha hecho recuperar la fe en el sistema, al menos de cara al futuro. A tod@s ell@s les estoy enormemente agradecida, también por darme la oportunidad de participar y de sentirme escuchada y valorada en uno de los momento más complicados de gestionar de mi vida, gracias! 🙏

Y por último y no menos importante sino todo lo contrario, me llevo el incalculable regalo de la AMISTAD de varias compañeras que ya forman parte de mi día a día…, como el dolor,… solo que ellas lo hacen más liviano y me hace recordar que en la vida, todo está compuesto de luces y de sombras, y ellas son parte de esa luz que puede haber incluso tras una enfermedad crónica… Gracias, gracias, gracias 🙏

Pero, la vida está hecha de ciclos, etapas y momentos, y yo hacía ya un tiempo que sentía como esta etapa tan especial estaba llegando a su fin. Una vocecita de nuevo me hablaba y me decía que tal vez había completado otro ciclo, y que lo que necesitaba esta vez no era precisamente mirar hacia el exterior sino todo lo contrario, en definitiva me estaba pidiendo a voces introspección. Me escuché a mi misma, abandoné toda labor como paciente activa y emprendí un nuevo camino… HACIA ADENTRO.

*Por supuesto, continúo cuidando de mí misma, de mi alimentación y de todo aquello de yo puedo gestionar y, como no, intento aportar mi granito de arena en la visibilidad de estas enfermedades, siempre, pero de otra manera.

Y tras este largo silencio siento que, ha llegado la hora de hablar de mi nueva experiencia, al igual que he hecho en cada uno de los ciclos que he atravesado desde que creé este blog, y este post es solo el principio, una breve introducción con mucho hilo del que tirar y al que deseo añadir, hebras de distinto color 🌈. Pero la transformación se irá viendo pasito a pasito, tal y como yo lo he vivido…

Quizás algún lector se sorprenda con mi nueva «historia» porque solo conoció mi última etapa, pero es que yo no soy una enfermedad ni tampoco la misma de hace 7 años cuando inauguré este pequeño riconcito (como me gusta llamarlo). Lo que importa es que se trata de contar mi experiencia personal, como siempre, tratando de ser lo más fiel posible a mi misma, y desde ese lugar, es que deseo COMPARTIR ✨

De momento solo añadir que, para mi es todo un placer daros la bienvenida de nuevo a «Aquí y Ahora».

Me despido si me permitís, con un final para reflexionar:

¿Cuántas versiones de vosotro/as mismo/s creéis habéis vivido hasta ahora? ¿Andáis en busca de la consideráis «la mejor»? (teniendo en cuenta que la mejor versión no es la que creen los demás, sino la que tu corazón te dicta).

Gracias y, feliz vida 🤍

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: