Buscar

HOY, AQUÍ Y AHORA !

Ayer es historia, mañana es un misterio, hoy es un regalo!

Categoría

Recetas sanas que pruebo

Crema de espinacas y espirulina, al tomillo.

Esta receta si que es vegetariana y, muy verde! 

Es rica en hierro, calcio, magnesio, vitaminas, … Pero además de sus muchas propiedades es, “depurativa y revitalizante”. 

Os voy a pasar la receta original y os indicaré aquellos ingredientes que yo he sustituido y/o añadido, así como las cantidades para que salgan dos pequeñas raciones:

INGREDIENTES

  • Un manojo de espinacas frescas y limpias  (yo he usado una bolsa de las que compro en Mercadona).
  • Una cucharadita de alga espirulina en polvo.
  • Un chorrito de AOVE. 
  • Un chorro de leche de almendra.
  • Un diente de ajo.
  • Media cebolla.
  • Sal.
  • Tomillo.

Yo he usado aceite de coco en lugar de AOVE y también leche de coco en lugar de almendra, porque dan un toque más suave y dulce que le va genial al resto de ingredientes.  Y quienes no están aún acostumbrados al sabor de la alga espirulina lo van a agradecer.  Y hablando de algas, yo no añado sal a la receta porque esta ya aporta cierta cantidad y el tomillo también le da sabor.  La sal también es opcional.

El procedimiento es tan sencillo como, hacer las espinacas al vapor 5 minutos.  Mientras pochar el ajo y la cebolla troceados.  Unirlo todo, añadir una pizca de sal y el tomillo, la leche elegida y cocer unos minutos. Añadir la espirulina y triturar.  Como veis yo la he decorado con una pizca de tomillo y un puñado de pipas de calaba

Las semillas o pipas de calabaza contienen entre otras cosas omegas 3 y 6, son grasas muy saludables para nuestro organismo y a mi me han recomendado que las incluya de algún modo en mi dieta diaria.  Estas las suelo añadir a mis ensaladas, cremas y purés (como en la foto).  Y del tomillo qué decir? Es una hierba medicinal que yo consumo siempre que puedo, sobre todo en infusión cuando estoy resfriada y además tiene un sabor tan especial y rico…

Debo aclarar que esta receta debe cocinarse “lo menos posible” para que conserve todas sus propiedades.  Por otro lado, la leche es mejor que la agreguéis a ojo, si os pasáis os saldrá muy líquida y si echáis poca os saldrá puré, por tanto elegir la cantidad según el resultado que queráis obtener. 

Y para finalizar deciros que “está muy rica tanto caliente como fría”.  Como primer plato o una cena ligera… y se hace en un pis pas. Probarla y aprenderéis a sacarle partido, os la recomiendo!

Hasta la próxima recetita seguidores.  Disfrutad del fin de semana.

Besines.

Anuncios

Masa de pizza… de brócoli!

Pues si, existe la masa de pizza vegetal.  De patata, de coliflor, de calabaza,… 

No es que no coma pizza “normal” (que además me encanta), es que tenía un brócoli que consumir ya y me incliné por esta. 

La masa se hace del siguiente modo:

  • Se ralla o tritura el brócoli (como expliqué en la receta de arroz de coliflor, con rallador, picadora u otro robot de cocina) quedando este granulado.
  • Se mete sin agua en el microondas unos minutos (que quede al dente), se saca y se exprime suave con un paño para que suelte el exceso de agua (propia del brócoli) y se deja enfriar.
  • Mientras, en un bol echáis un huevo (yo añado además un chorro de clara de huevo, de la botella que suelo tener en la nevera, para que ligue más), sal, especias al gusto (por ejemplo ajo picado, orégano, albahaca,… a mi esta vez se me ocurrió añadir solo alga espirulina en polvo) y queso rallado. Mezclar bien todo, añadir el brócoli y seguir mezclando hasta que quede una masa consistente.  Si la masa os parece líquida, podéis añadir unos copos o harina de avena, es el truco que uso también para las hamburguesas vegetales o incluso en cremas o purés que no quedan con la textura deseada.  Yo en este caso añadí un poco de copos de avena molidos, por si acaso.

  • Preparar sobre la bandeja del horno una lámina de papel vegetal untada con un poco de aceite de oliva y extender la masa sobre esta, con una cuchara, dándole la forma que deseéis, redonda o cuadrada.

  • Hornear usando el calor arriba y abajo durante 15 minutos aproximadamente, dependiendo del horno, lo importante es controlar hasta que la masa quede dorada.
  • Sacar y decorar como más o guste, como hacéis con una pizza normal hecha en casa.
  • Hornear de nuevo unos minutos, hasta que los ingredientes añadidos estén en su punto y, lista!.

MI PIZZA

Yo usé alga espirulina, que le da un toque de mar, porque tenía intención de echarle una lata de anchoas y unas láminas de alga nori a trocitos, la combinación es perfecta!.

En lugar de tomate triturado (o frito) usé tomate fresco en rodajas.

Y para acabar unas aceitunas negras sin hueso, muchos taquitos de queso Recletté (que funde mucho) y orégano.

A mí me gustó tanto el resultado que esta vez no olvidé apuntar la parte de la receta “improvisada”. Es lo bueno de las pizzas, que están buenas con todo!.

Los dos tipos de algas que he nombrado los tengo siempre en casa, la nori me encanta y me da mucho juego en la cocina, y la espirulina por sus múltiples propiedades (como habréis podido leer en el enlace), la tomo de vez en cuando. La fatiga crónica es uno de los muchos síntomas de la Fibromialgia y esta alga aporta energía, entre otras cosas.  Me gusta saber las propiedades de los alimentos que ingiero por lo que iré añadiendo información sobre muchos de los ingredientes que utilizo.

Y esto es todo, espero que os haya gustado la receta y que compartáis las vuestras… 😉  Es divertido ser creativos en la cocina, verdad?.

Que tengáis un muy feliz descanso queridos seguidores, besines.

 

 

 

 

 

 

 

 

Croquetas de tofu y alga nori.

No, no soy vegana ni vegetariana! Pero me gusta probarlo todo y desde que tengo tanta información sobre nutrición, más!

Me encantan las croquetas, es uno de mis platos favoritos y he hecho muchas, sobre todo las típicas de pollo, de jamón, de cocido,…  Buscando alternativas para no consumir gluten, harinas refinadas, etc… encontré esta receta y me lancé, con mis dudas debo decir, pero el resultado me sorprendió gratamente así que, he repetido.

Ya sé que a algunos os sonará raro pero si apreciáis la comida como yo, os aconsejo que probéis!.

El procedimiento es el mismo, solo cambian los ingredientes:  alga nori, cebolla, tofu (queso de soja, sin lactosa), harina integral (yo a veces la sustituyo por harina de quinoa por ejemplo) y salsa de soja.  Para darle un toque especial y si adoráis las especias como yo, podéis añadir cúrcuma y jengibre en polvo, el toque además de aportar las múltiples propiedades de estas es exótico y está muy rico.

Por un lado debéis tostar un poco el alga nori en una sartén, sin aceite  (por el lado rugosos, hasta que coja un color algo dorado) y se aparta.

Por otro trituráis el tofu y reserváis.

Pocháis en un poco de aceite de oliva la cebolla picadita, añadís el tofu triturado, la salsa de soja (es salada, con lo cual no necesita sal la receta) y el alga nori tostada a trocitos (esta también aporta algo de sal).  Se deja cocer todo junto unos minutos.  Se añade la harina integral (o la que hayáis elegido) y se liga como en la receta tradicional.

El alga nori es la que se utiliza para hacer el sushi. 

El tofu es un queso sin lactosa, hecho con soja.

Se deja enfriar la masa y lista para hacer la forma de las croquetas, se enharinan y se fríen.  Yo uso harina de garbanzo, que queda más crujiente y más sana, sin gluten.

NOTA:  la harina de garbanzo se encuentra en herbolarios, yo la preparo en casa, pulverizándola en un robot de cocina, y siempre la tengo preparada conservada en un bote de cristal.  El tofu y el alga nori también se encontraban antes solo en herbolarios y en tiendas especializadas, pero actualmente se encuentran en muchos supermecados.

Por favor, probarlas y contarme!.

 

Un besito y feliz domingo.

 

Somos lo que comemos!

Pues si, es una frase hecha pero es que para mi ya es, un mandamiento.  Y trato de aplicarlo cada día!

Esta sección se basa en todas aquellas recetas que encuentro en libros, en la red y en las que me aconsejan los profesionales de la salud.  No es una dieta, simplemente controlo lo que como teniendo en cuenta mi salud, mi peso, mi cuerpo, … Es fundamental tener nociones sobre nutrición, conocer bien nuestro organismo, tener en cuenta nuestras circunstancias personales y aplicar estos conocimientos a nuestra cocina.  Por eso también tuneo recetas, no las hago al pie de la letra sino que a veces incorporo o suprimo ingredientes…

Entonces qué….queréis probarlas (o tunear) y compartir vuestro resultados y opiniones conmigo?

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: