¿Lo conocéis?.

Yo lo descubrí el invierno pasado a través de una página de Facebook de “realfooding” que está muy de moda y me llamó bastante la atención, así que cuando fui al supermercado lo compré, se encuentran en los congelados.

Son vainas de soja y constituyen un aperitivo asiático muy conocido.

Sólo hay que cocerlas unos 3 minutos, pasarlas por el chorro de agua fría del grifo y meter un momento en agua con hielo, para que queden crujientes, después escurrir bien.

Hay varias recetas en Internet, fáciles de encontrar. Yo os voy a dar la que más me gusta que consiste solo en picar un par de ajos, en trocitos muy pequeñitos y dorarlos en un chorrito de aceite de oliva, se añaden las bainas, se marean un poco y se le añade un puñadito de semillas de sésamo.

El resultado lo tenéis en la foto!

Se comen mordiéndolas y tirando, de tal modo que se disfruta del sabor que hemos añadido al exterior y se va extrayendo su interior. Se pueden acompañar de salsa de soja.

Es una buena alternativa a las pipas, por ejemplo, por lo que este invierno me las he preparado varias tardes, en fin de semana, disfrutando de una buena película desde el sofá… y hace poco las hice como aperitivo, antes de comer. Te quitan el gusanillo, entretienen y son más saludables que una bolsa de patatas fritas.

Y esto es todo, una pequeña entrada para un original aperitivo. Espero que os animéis a probarlo.

Besines y, feliz vida.

Anuncios