Y JUSTO CUANDO LA ORUGA PENSÓ QUE ERA SU FINAL… SE TRANSFORMÓ EN MARIPOSA.

 

Y así me siento yo!

Antes de llegar a la fase de aceptación del diagnóstico de Fibromialgia, fui oruga…

Pensé que era el final de mi vida, de todo!

Ahora sé que es parte de una metamorfosis.

La MARIPOSA en el mundo de lo espiritual es un emblema del alma, es el símbolo del renacer, de la transformación, representa una necesidad de cambio y de libertad, la evolución de algo…

Quiero pensar que cerré un ciclo de mi vida para comenzar otro.  Antes corría, ahora revoloteo… Y lo hago entre continuas enseñanzas porque no me cabe duda de que es un ciclo de “aprendizaje”!

Y este cambio que he sufrido no podría expresarlo de mejor modo, que tomando como ejemplo a este adorable bichito por el que he sentido pasión desde pequeñita, soy amante de las mariposas y quien me conoce bien lo sabe.

Es curioso que el primer Mandala que diseñé hace años, mucho antes de ser diagnosticada, fue una mariposa (creo que la subí a la sección de mis creaciones, en bocetos) y la única vez que la pinté en un lienzo fue de color morado, un color que siempre me ha resonado, me encanta,… Y para quien no lo sabe es el color que representa el “Día Internacional de la Fibromialgia” (12 de Mayo).  Y es que la vida es un misterio, todo está absoluta y magníficamente conectado…

Otro día os contaré todo lo que me ha enseñado esta enfermedad hasta el momento porque, no solo me ha quitado mucho, sino que también me algo me ha dado.

Que tengáis un feliz descanso compañeros y seguidores.

 

Besines de una mariposa.