Muy buenas tardes a todos!

Ya estoy aquí con una recetita muy original, nutritiva y sana:  una tortilla de hojas de remolacha, rellena de queso racletté.

Si si, sé que muchos de vosotros no sabíais que las hojas de remolacha se comen. Yo lo supe hace unos meses y enseguida compré remolachas porque soy de probarlo todo. Me advirtieron que tienen un ligero sabor amargo e intenso entonces, aunque soy de sabores fuertes, decidí hacerlas en tortilla y añadirle queso, por si acaso.

Sí que tienen un sabor particular pero delicioso, totalmente recomendables si os gustan las verduras de hoja verde. Si probáis y os gustan os invito a usarlas en otras recetas como hacéis con las acelgas o las espinacas, pues tienen muchos más nutrientes que estas.

Son una gran fuente de fibra, están llenas de antioxidantes (purifican la sangre y el hígado), son ricas en vitamina B6, magnesio, calcio y potasio.  Contienen vitaminas A, un gran porcentaje de vitamina K (que junto al calcio previenen la osteoporosis) y mucha vitamina C.

Para conservar todas sus propiedades yo las hice “al vapor”, si tenéis la oportunidad es lo más recomendable, dejándolas siempre “al dente”.

Como cualquier tortilla basta con mezclar las hojas con los huevos batidos (si no consumís yema podéis hacerla con claras), un poquito de sal y pimienta. Para que queden las tortillas esponjosas bato muy bien los huevos con una pizca de bicarbonato, que además es alcalinizante (o sea, mantiene el nivel correcto de acidez de nuestro organismo).

Como he contado no tolero bien el queso y cuanto más curado peor.  Pero el queso recletté lo consumo ocasionalmente cuando hago recetas dónde el queso cobra protagonismo y debe ser muy hilante, este cumple bien esa función, y lo tolero afortunadamente, eso si, con mucha moderación.

Una vez cuajada la masa por abajo y añadí el queso como veis en la foto, la doblé haciendo un “omelette” y le día la vuelta.

El resto depende del punto que vosotros queráis darle, a mi me gusta poco hecha y el queso muuuuy fundido 😉

El resultado lo tenéis en la foto de portada, tiene buena pinta verdad?. Probad y me contáis por favor y si os ocurren más ideas, compartidlas!.

Y por supuesto, os quedan las remolachas para consumir como más os guste.

Yo las consumo crudas en ensalada o en batido junto a otros vegetales, porque al cocerlas aumenta su índice glucemico y por tanto, su poder INFLAMATORIO.

Y bueno, os dejo para preparar la siguiente receta, espero que os haya gustado.

Besines.

 

 

 

 

 

 

Anuncios