O llamado también pan verde integral o pan de espinacas!

Se puede hacer de manera tradicional o con la Thermomix, y existen varias versiones. Yo siempre uso la maquinita pero no importa, se puede adaptar perfectamente la receta sin ella.

Este pan siempre lo compraba en hornos que ya tenía localizados pues no todos lo hacen.  Siempre he tenido algún problemilla de estreñimiento así que compraba varios bollos (debo decir que además es algo caro), congelaba e iba usando en momentos de necesidad, y siempre me ha ido muy bien.  El problema llegó cuando me mudé y no encontraba un horno cercano que lo hiciera… ojo, que hay imitaciones que nada tienen que ver, además, se nota a simple vista por la textura y el color.  Así que me lancé y comencé a hacerlo yo, merece la pena!.

Como veis en este caso hice una “hogaza” que se puede cortar en rebanadas (para las tostadas por ejemplo) y congelar.  La masa queda algo pegajosa pero con paciencia se puede dar forma de barra, bollitos, etc. sin probela.  De todas formas os compartiré también la versión  que he probado de pan de molde verde.

Aviso, no es un pan libre de gluten!. Pero yo suelo experimentar y comentarlo con una amiga nutricionista y estoy buscando el modo de hacer la receta sin gluten ni levadura.  No es muy fácil porque algunas harinas endurecen mucho la masa, sobre todo las que no contienen gluten, es necesario probar y practicar con las cantidades hasta encontrar la textura adecuada.

De momento os dejo esta que es muy recomendable:

 

Ingredientes

  •  200 gr. de agua o bebida vegetal (yo siempre uso agua)
  • 130 gr. de espinacas frescas y limpias
  • 100 gr. de aceite de AOVE
  • un cubo de de levadura prensada fresca que son 25 gr. (yo la compro en Mercadona, viene en paquetes de dos, compro varios y los mantengo congelados).  Que esté a temperatura ambiente
  • 400 gr. de harina integral  (yo opto por la de espelta que es más saludable que la de trigo y también tiene más fibra)
  • 100 gr. de harina de fuerza
  • sal

Procedimiento

  • En el robot o electrodoméstico que tengáis triturar las espinacas junto al aceite y el agua.
  • Calentar removiendo unos minutos, a fuego bajo.
  • Volcar en el bol donde vayáis a hacer la masa.
  • Añadir la levadura y mezclar todo bien.
  • los dos tipos de harina y la sal, y proceder a hacer la masa.
  • Dejar reposar en el bol durante una hora y media hasta que prácticamente duplique su volumen, o casi (o una hora si el ambiente está más bien caldeado).

Ahora podéis dedicaros a otras tareas mientras reposa la masa 😉

  •  Una vez transcurrido el tiempo elegido, bajáis la masa y la volvéis a amasar un poco para que suelte el aire.
  • Sobre la bandeja del horno, cubierta con un pliego de papel vegetal, hacer la forma deseada (si elegís hacer varios bollitos en lugar de uno grande, situarlos separados, porque luego sube la masa y se quedan pegados).
  • Cubrir con un paño de cocina y dejar reposar nuevamente (hora u hora y media).
  • Precalentar el horno con calor arriba y abajo a 200º.
  • Introducir el pan y hornear:  la receta que hago dice que unos 40/45 minutos pero sinceramente, según mi experiencia hay hornos y hornos, y es mejor estar pendiente según el nuestro en cuanto a temperatura y tiempo, y dependiendo también de la forma que le demos al pan.  Cuando esté listo dejar enfriar sobre una rejilla (la del horno o incluso la del microondas que se usa para gratinar).

TRUQUETE: Durante los primeros 10 minutos, untar la parte superior del pan con agua con un pincel de cocina, de vez en cuando.  Esto hará que la corteza quede más crujiente!.

 

Para hacer pan en casa hay que tener paciencia con los tiempos de espera pero os aseguro que merece la pena.  A mi encanta aprovechar la tranquilidad de los domingos y disfrutar del aroma que deja en casa. Y si además tengo PAN CASERO sin aditivos, fiable y lo puedo congelar para varios usos… 

Espero como siempre que os guste y que me contéis!.

 

Gracias y, besines.