Esta receta si que es vegetariana y, muy verde! 

Es rica en hierro, calcio, magnesio, vitaminas, … Pero además de sus muchas propiedades es, “depurativa y revitalizante”. 

Os voy a pasar la receta original y os indicaré aquellos ingredientes que yo he sustituido y/o añadido, así como las cantidades para que salgan dos pequeñas raciones:

INGREDIENTES

  • Un manojo de espinacas frescas y limpias  (yo he usado una bolsa de las que compro en Mercadona).
  • Una cucharadita de alga espirulina en polvo.
  • Un chorrito de AOVE. 
  • Un chorro de leche de almendra.
  • Un diente de ajo.
  • Media cebolla.
  • Sal.
  • Tomillo.

Yo he usado aceite de coco en lugar de AOVE y también leche de coco en lugar de almendra, porque dan un toque más suave y dulce que le va genial al resto de ingredientes.  Y quienes no están aún acostumbrados al sabor de la alga espirulina lo van a agradecer.  Y hablando de algas, yo no añado sal a la receta porque esta ya aporta cierta cantidad y el tomillo también le da sabor.  La sal también es opcional.

El procedimiento es tan sencillo como, hacer las espinacas al vapor 5 minutos.  Mientras pochar el ajo y la cebolla troceados.  Unirlo todo, añadir una pizca de sal y el tomillo, la leche elegida y cocer unos minutos. Añadir la espirulina y triturar.  Como veis yo la he decorado con una pizca de tomillo y un puñado de pipas de calaba

Las semillas o pipas de calabaza contienen entre otras cosas omegas 3 y 6, son grasas muy saludables para nuestro organismo y a mi me han recomendado que las incluya de algún modo en mi dieta diaria.  Estas las suelo añadir a mis ensaladas, cremas y purés (como en la foto).  Y del tomillo qué decir? Es una hierba medicinal que yo consumo siempre que puedo, sobre todo en infusión cuando estoy resfriada y además tiene un sabor tan especial y rico…

Debo aclarar que esta receta debe cocinarse “lo menos posible” para que conserve todas sus propiedades.  Por otro lado, la leche es mejor que la agreguéis a ojo, si os pasáis os saldrá muy líquida y si echáis poca os saldrá puré, por tanto elegir la cantidad según el resultado que queráis obtener. 

Y para finalizar deciros que “está muy rica tanto caliente como fría”.  Como primer plato o una cena ligera… y se hace en un pis pas. Probarla y aprenderéis a sacarle partido, os la recomiendo!

Hasta la próxima recetita seguidores.  Disfrutad del fin de semana.

Besines.