Buscar

HOY, AQUÍ Y AHORA !

Ayer es historia, mañana es un misterio, hoy es un regalo!

fecha

3 marzo, 2018

Reflexión en una tarde lluviosa…

No sé ni cómo empezar!  Porque estoy pensando en voz alta, meditando, dando vueltas a ésta mi inquieta cabecita.

Quien me conoce desde hace tiempo o ha seguido la fase anterior de mi blog, sabe que siempre he apoyado ciertas terapias basadas en la “mente positiva”, que he creído en la magia y la fuerza de los pensamientos, en el poder de las emociones y de la energía…  Qué ocurre?  Pues que no obstante intentas por todos los medios vivir con cierta inteligencia emocional, llega un momento en el que se te escapa de las manos y todo se va al traste.  Eres consciente de que tienes la mochila muy pesada, que ya no puedes más, que algo no va bien, que tu alma necesita desintoxicarse y entonces el vaso se desborda y, todo aquello que has intentando evitar no solo llega sino que además, explota!

Creo que el cuerpo grita lo que la boca calla, creo que nuestro organismo llora, pide auxilio,…

Durante mucho tiempo he realizado un gran trabajo personal para tomar el control de ello, he estudiado y practicado terapias naturales y energéticas, me he dejado ayudar por profesionales, he aplicado a mi vida cotidiana inteligentes costumbres emocionales en busca de la serenidad de mi alma y de mi mente (primordial para cualquier ser humano), y conseguí mucho!  Pero creo que me quedé a mitad de camino y a esa altura se sumaron más problemas (cosas de la vida, ajenas a mi voluntad) y por tanto más emociones negativas.

También he afirmado que tras cualquier dolencia o enfermad hay un trasfondo emocional, todo tiene un significado y un mensaje, es mi opinión personal…  De hecho, bajo las mismas circunstancias he tenido dos reacciones distintas, dejarme llevar por la derrota y como consecuencia empeorar mi visión del mundo (y hasta parecía que atrajera lo peor de él), y mantener una actitud fluida y positiva antes los acontecimientos y vivir sin preocuparme de todo.

Hace años conocí un proverbio chino que jamás olvidaré: “si una cosa tiene solución, para qué preocuparse!, y si ya no tiene  solución, para qué preocuparse!

Es muy difícil llevarlo a la práctica, lo sé!  Que de teoría y dar consejos, sabemos todos. Porque no hablamos de superar un trauma un dolor pasajero, sino de luchar cada día, 24 horas diarias contra mar y marea.

Llevo más de un año y medio alejada de éstas sanas prácticas e incluso he huido voluntariamente de ellas, he vivido con todo el derecho del mundo mi periodo de negación y de rechazo.  Cuando te llega de repente una enfermedad limitante e incurable pierdes el control y eso lo sabe quien lo sufre.

Creo que, afortunadamente, estoy tocando con la yema de los dedos la siguiente fase, y no diría que es todavía la de aceptación, digamos que es un periodo de transformación…  Adoro las mariposas y justo hoy he encontrado esto éste post, no por casualidad…  Todo llega en su justo momento, solo hay que estar en sintonía para ver las señales, y yo llevo demasiado ciega…

 

Con todo esto quiero decir que ahora estoy en un punto en el cual mi visión de la Fibromialgia se ha extendido por todo lo que estoy leyendo y estudiando acerca de ella, sé que tiene un factor genético, que se nace con una predisposición (según estudios de médicos genetistas) y que influyen muchos otros factores como otras enfermedades, traumas físicos como un accidente, traumas emocionales, enfermedades auto inmunes, hormonas, tóxicos y tantas otras causas que siguen barajando… Cualquiera de ellos puede ser un detonante y está comprobado que cada vez sucede a más temprana edad, por desgracia.  Hay miles de personas portadoras de enfermedades o de virus que nunca las manifiestan… Esto funciona igual!

Puede que de nuevo me eche atrás, pero me encuentro en un punto dónde me siento realista. Ni tan crédula ni tan incrédula.  Sé que esto es crónico, sé que pensando positivo no me voy a curar milagrosamente, sé que la medicina tradicional debe seguir investigando y que también me debo apoyar en ella aunque actualmente ni tienen idea de cómo ayudarnos.  Sé que los médicos están tan perdidos y poco concienciados hasta el punto de llegar a indignarnos e incluso humillarnos, que no puedo esperar más de ellos, y no me apetece seguir enfadada con ellos, con el mundo, incluso conmigo misma.

He resurgido como el ave fénix varias veces en mi vida, pero bajo éstas duras circunstancias  no será  nada fácil… por todo lo que conlleva la propia enfermedad y por los factores externos anexos a ella.  Difícil controlar la situación pero, mientras la medicina no cumple su parte yo deseo cumplir la mía. Porque necesito recuperar parte de mi vida, necesito aprender a seguir adelante con mis limitaciones pero, VIVIR!

VOY A INTENTARLO y para ello necesito medios, y me voy a aferrar a todos aquellos que considere adecuados y los voy a compartir, mientras me sienta fuerte y con ganas.  Mientras seguiré también hablando de ésta realidad, porque una cosa o quita la otra. Como he dicho ni crédula ni incrédula…

Y para acabar os dejo un video de Omar Rueda a quien ni conocía, lo he encontrado hace un momento “no por casualidad”, sin buscarlo ahí estaba y me ha gustado escuchar a su versión.  Me quedo con el mensaje que en éste momento me interesa, lo de vender humo no va conmigo. A lo mejor dentro de unos días me estoy tirando de los pelos renegando de todo ésto y mando ésta reflexión a la papelera pero, para mi, llegar a hablar así después de tanto tiempo, es buena señal.

 

Gracias y feliz vida.

Anuncios

Si te dieran un micrófono para que te escuchara el mundo, qué dirías?

A mi me ha parecido una buena idea, si me la hubieran propuesto no hubiera dudado, pero como nadie lo ha hecho salvo en la intimidad, decidí usar mi pequeño blog.

Y como respuesta a éste estoy recibiendo voces reprimidas que desean alzar su voz, porque qué mejor que conocer la historia desde dentro…

ABRAZOS DE ALGODÓN… (ésto lo entiende quien vive en mi mundo).

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: