Buenos días!

Ayer me atreví con el trigo sarraceno el cual nunca había antes usado en mi cocina.  Estoy metida en redes sociales en varios grupos de alimentación sin gluten y estoy aprendiendo bastante.

Me hicieron la prueba de la celiaquía la cual salió afortunadamente negativa pero el gluten es altamente inflamatorio y yo debo evitarlo para no tensar más mis músculos ni agravar mis problemas digestivos.

Llevo mucho tiempo haciendo el pan en casa porque además de ser más sano y fiable me encanta el aroma incomparable que deja en casa con su horneado.  Os animo a probar!

En algunos pequeños comercios, grandes superficies y en herbolarios se puede encontrar todo tipo de harinas.  Yo os aconsejo comprar los granos y molerlos en casa, hacer vuestras propias harinas, es más pura y más económica.  Aunque su nombre en éste caso incluya la palabra “trigo”  porque es conocido como el trigo negro, no lleva gluten.  Es algo delicada según me han comentado los más entendidos pero a mi me ha salido bien y desde ayer sigue tierno.

RECETA

  • 500 gramos de harina de trigo sarraceno
  • 500 mililitros de agua templada
  • una cucharada de postre de levadura de panadero, en polvo
  • una pizca de sal

PROCEDIMIENTO

En un bol echar la harina, la sal y la levadura, mezclar bien. Id añadiendo poco a poco toda el agua templada mientras vais removiendo, hasta verterla toda y que quede una masa fina.

NOTA:  yo en éste punto aprovecho para añadir nueces picadas, semillas de lino, de sésamo,… sed creativos.

Dejar la masa en reposo durante 2 o 3 horas, dependiendo de la temperatura ambiente que tengáis en casa.  Una vez lista (deberá subir algo) untad con aceite o mantequilla el molde, introducir la masa, y hornear a 200 grados durante 45 minutos.  Desmoldáis enseguida (sale fácilmente) y lo dejáis enfriar sobre una rejilla  (yo uso la del horno).  

Como veis es fácil y el resultado es un pan tierno rico en fibra y en minerales.  Yo ya lo he probado untado del paté de tomates secos.  Nada que ver con el pan que encontramos ahora en los supermercados…  Yo lo mantengo en una bolsita de plástico, dentro de una de tela y se mantiene bien.  También lo podéis congelar…

No soy chef, ni panadera, soy solo como he dicho una apasionada de la cocina y comparto las recetas que pruebo y que considero dignas de ello.

Ya me contaréis si lo probáis.

Un abrazo

 

Anuncios