Hola de nuevo!

Aquí os traigo uno de mis “tuneos” culinarios.  El paté que compartí en Instagram y cuya receta me habéis pedido.

Como ya comenté leo y colecciono muchas recetas y ésta es una de las que tenía pendientes desde hace tiempo.  

Hay algunas variedades de patés de pimientos del piquillo  y de tomates secos y yo ayer opté por mezclar un poco de todo.  El resultado ha sido espectacular!  Llevamos dos días untándolo en las tostadas del desayuno y ya me están pidiendo que haga más.  Además es sano por sus ingredientes con múltiples propiedades, y como no, muy fácil de hacer.

Cierto que yo acostumbro a tener tomates secos en conserva de aceite aromatizado, viví en Italia 7 años y allí es muy usual, es una de las costumbres culinarias que ya forman parte de mi cocina.  

El primer paso es hidratar los tomates.  Mi consejo es que hagáis varios paquetes de una vez y así tenerlos para varias recetas como ensaladas, patés, aliños,..

Echad los tomates secos en una olla con agua hirviendo y dejadlos unos 5 minutos. No deben quedar duros pero tampoco deben deshacerse por lo que mejor que vayáis controlando. Una vez tengáis la justa textura los escurrís, y tras perder toda el agua los extendéis sobre un paño de cocina, hasta que suelten toda el agua.

Mientras preparad un tarro hermético con aceite de oliva, un puñado de ajos pelados cortados por la mitad y hierbas aromáticas a vuestro gusto (tomillo, romero, orégano, guindillas,…).  Ojo, no le añadáis sal, que los tomates para el proceso del secado ya llevan, si no salan mucho.

Meted los tomates en el preparado y listos, a la despensa!

Una vez que tenéis los tomates de varios días para que tomen gusto, podéis proceder con la receta:

  • 200 gramos de tomates secos en aceite
  • 3 pimientos del piquillo
  • un buen puñado de almendras tostadas sin sal (yo las suelo tener también en casa ya hechas, peladas y fritas o al horno, que son más sanas, si no las podéis encontrar en cualquier comercio)
  • 2 dientes de ajos crudos (si no os gusta el ajo poned menos pero le da un toque buenísimo)
  • meted los ingredientes en la batidora y proceded a triturar, id añadiendo aceite de oliva hasta encontrar la justa consistencia, probad de sal y rectificar si es necesario, y listo. 

Aquí tenéis un paté rico, diferente y divertido. Podéis hacer varios tarritos y mantener en la nevera.  Si lo hacéis animaros a escribirme y me comentáis que tal os ha parecido y si tenéis alguna sugerencia, podemos intercambiar ideas y recetas.  Espero que os guste tanto como gusta en casa, y mi!

Gracias por leerme y dejarme compartir, feliz vida! 

Anuncios