Pues como he dicho, dibujo y pinto desde pequeña… he pasado y ganado por varios concursos de éste sector desde que era una niña que estudiaba en EGB…

Llegada una cierta edad, uno de los Ángeles de la Guarda con quienes nos encontramos en el camino de nuestras vidas, me dijo… coge Mandalas, imprímelos y píntalos!  

Éste es mi primor intento, lo guardo como oro en paño!  Éste Ángel es terapéuta, cuando lo pinté y se lo entregué, me dijo tanto sobre mi vida, sobre mi persona y sobre las emociones que ocupaban entonces mi alma….y que nadie más sabía… Que hizo que no sólo tras 20 años me interesara de nuevo el arte, en la pintura,.. sino también en éstas técnicas terapéuticas que tanto me gustan desde siempre…

El Mandala es un símbolo sagrado, tiene su origen en India y su nombre en sánscrito significa “círculo o rueda”, pasando a representar su característica básica, aunque pueden ser de diferentes formas incorporando todas las figuras geométricas.

Para los Budistas, su función es la meditación. No obstante, el proceso más importante para ellos es la “creación” de éstos por ser un camino “recorrido” que muestra las vivencias del momento de quien lo diseña y siendo la vía de conexión entre el hombre y la divinidad, tanto en el proceso de creación,  al tenerlo para observación o como adorno.

Desde el punto de vista espiritual es un centro energético de equilibrio y purificación que ayuda a transformar el entorno y la mente de quien medita en ellos.  Dibujar o pintar Mandalas es una terapia que se está usando cada día más. Su diseño es libre y su significado dependerá de sus formas y colores.

Si no habéis probado yo os invito, no imagináis lo que puede rasgar en nuestro interior mientras se diseña o mientras se colorea simplemente… Los colores elegidos, si son aplicados desde dentro hacia afuera o viceversa tiene su significado y su potente efecto terapéutico!!!

Es genial y sobre todo también para los niños !!!

OS ANIMÁIS???  TE RESUENA ALGUNO DE LOS MÍOS?

Anuncios