20150920_183642-1-1

Tenía una pequeña mesa negra cuadrada y, no es por hacer publicidad sino porque creo que es inevitable decir, que es la típica de Ikea y que casi todo el mudo la conoce.

Encima de ésta tenía entre otras cosas, un porta velas de cristal que usaba cada día (me encantan las velas).  Un día estalló y se derramó la cera por casi toda la superficie de la mesa estropeándola por completo.

Hice algún intento de restauración pero ninguno me convencía, así que decidí desmontarla para que no hiciese demasiado bulto mientras pensaba qué hacer con ella… Y al quitarle las patas y quedarme con el tablero entre mis manos de repente, se me ocurrió darle la vuelta y usar la parte trasera como lienzo!  

Para mi fue un momentazo!  Puse a todo volumen música de Mozart, dispuse mis pinturas y mis pinceles pero, por algún motivo me apeteció mucho, y por primera vez, PINTAR CON LAS MANOS!.  Así que me dejé llevar por completo, jamás lo olvidaré!  Y, he aquí el resultado que como veis, también está colgado en mi salón, me gusta observar mis pequeñas creaciones y recordar las emociones que sentí al hacerlas…

Si os fijáis tiene en las 4 esquinas los agujeritos dónde estaban enganchadas las patas de la mesa, y no quise taparlos porque me pareció así más original, me gusta tal y como es.

Y nada de más de momento, solo deciros que, gracias por dejarme compartir éstos momentos con vosotros!

Anuncios