Erase una vez un hombre que observaba admirado a un zorro mutilado. Y lo observaba admirado, ya que aunque era tuerto y cojo, presentaba por lo demás un aspecto impecable. El hombre se preguntaba como podría mantenerse tan saludable un... Seguir leyendo →